Cuántos son?


¿Cuántos son?

Saber de qué cantidad hablamos cuando pensamos en la problemática de situación de calle es importante para pensar estrategias de atención, para analizar la problemática y principalmente para “visibilizar” el padecimiento de muchos. El hecho de que estemos analizando la realidad de más de 4.300 y -según cifras oficiales- más de 1.000, es ya un hecho positivo de todas formas, más allá de las tensiones derivadas de la cantidad. El frío nos hace sentir incómodos, saber que otros sufren frío extremo en estas noches de julio sin resguardo, nos hace también sentir incómodos y por eso ahora es tema de “agenda”.

El acceso a la vivienda no es fácil, la mayoría de las personas que se encuentran en situación de calle, atraviesan o han atravesado circunstancias de intermitencia en ella hasta llegar a adoptarla como hogar. Dispositivos habitacionales temporales como paradores nocturnos, hogares de tránsito, inquilinatos y pensiones, hoteles familiares, los han recibido “temporalmente” hasta que finalmente han quedado en situación de calle. Entre los denominadores comunes en las trayectorias de vida de quienes padecen esta situación no se pueden mencionar problemáticas de afecciones psiquiátricas, ni antecedentes penales, estos son solo casos excepcionales. El denominador común es la carencia de recursos económicos y sociales. Económicos, por la falta de ingresos permanentes y sociales, por la falta de redes de contacto que puedan amortiguar las caídas cuando el recurso económico falta. ¿Cuál es el medio por excelencia de obtención de los recursos económicos? Respuesta fácil: el trabajo.

Como protagonistas estrellas en esta película de supervivencia se encuentran: la falta de empleo y la precariedad laboral. El vocablo “desempleo” comprende a quienes se encuentran en la búsqueda activa de trabajo -actualmente más del 9%-, aunque el desaliento también se constituye como protagonista. Son muchos, en particular los adultos de más de 40 años que, cansados de hacer colas interminables, gastar viáticos y recibir un “cualquier novedad lo llamamos” dejan de buscar empleo. A este universo se le suman quienes se encuentran subocupados involuntariamente, es decir trabajan por horarios y salarios inferiores a los que desearían; trabajan en forma no registrada -más de un 30%-; y se encuentran “parcialmente” registrados, entre otras formas de empleo precario que incide en las condiciones de existencia y por tanto condiciona el acceso a la vivienda.

Ahora bien, nos ocupamos y preocupamos por conocer de cuántas personas se habla en la Ciudad. Ello, constituye el primer paso para poder hace visible una situación inadmisible que requiere de la atención de todos y la acción de quienes pueden contribuir a morigerar esta realidad. Pero, ¿quiénes pueden actuar? Todos nosotros. ¿Cómo? Pensando en la problemática más allá de la problemática. Llamémosle problemática 1 y problemática 2. Problemática 1: cuántas personas están en situación de calle hoy en la Ciudad de Buenos Aires; problemática 2: ¿por qué hay personas en esta situación no solo en la Ciudad sino en todo el país?. Para afrontar este análisis se requiere de observaciones más profundas y perspicaces que aquellas que se quedan en la crema del café para explicar la permanencia en la situación de calle: “no quieren ir a los paradores disponibles”, “es por qué ya se acostumbraron”. La respuesta involucra cuestiones mucho más complejas como ser las condiciones de vida en los dispositivos disponibles, los horarios, etc., pero todo converge en que no tienen ingresos. ¿Por qué no tienen ingresos? Nuevamente la respuesta va más allá del facilismo en el que lamentablemente tantas personas caen “no quieren trabajar”, “no tienen la cultura del trabajo”. La respuesta: porque una gran cantidad de personas desocupadas, involuntariamente inactivas y en empleos precarios no tienen los recursos para encontrar un trabajo. Los recursos “reales” que requiere una incorporación laboral: un celular con internet, un lugar de contacto, un cv impreso, ropa adecuada, pero principalmente canales de intermediación laboral efectivos que les permitan acercarse a demandas de empleo, y ello es el recurso más preciado: la INFORMACIÓN.

¿Qué podemos hacer entonces ante una realidad en la cual el mecanismo de integración por excelencia y de lucha contra la exclusión y la pobreza es el trabajo?. Esperar a que la economía se reactive de modo tal que absorba a toda la oferta de empleo disponible….es una opción, aunque sin pecar de pesimista puede que quien elija este camino coseche desde abajo su siembra ya que el pleno empleo es por ahora una ilusión en un escenario como el argentino. La otra opción es la de “revisar” si existe algún tipo de complicidad involuntaria en la cual estemos cayendo sin darnos cuenta: la discriminación.

Cuando las búsquedas de empleo son solo a través de canales electrónicos estamos excluyendo a quienes no disponen de estos recursos tecnológicos; cuando proliferan limitaciones de edades máximas, estamos excluyendo a quienes superan esas edades; cuando se piden niveles educativos o certificación de calificaciones que exceden las que requiere el trabajo, estamos excluyendo a quienes no los tienen y; cuando la información de la vacante de empleo no llega a quienes más lo necesitan se refuerza el circulo de la exclusión, la pobreza y las barreras de acceso al trabajo.

Pensemos y repensemos el lugar de la demanda de empleo. El segmento de los empleadores se constituye por grandes compañías, medianas y pequeñas empresas, pero también hogares particulares cuando contratan personal para refacciones, arreglos domésticos o para el cuidado de niños, ancianos y la limpieza de la casa. Es preciso que la conceptualización de igualdad de oportunidades en el acceso al empleo esté realmente internalizada en la cotidianeidad de todos los actores involucrados en las dinámicas del empleo. Cuanto más cerca de ello lleguemos como sociedad, menos serán las probabilidades de que la situación de calle siga siendo parte del paisaje urbano.

M. Eugenia Sconfienza

#situaciodecalle #vulnerabilidad #personasdurmiendoencalle

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
  • Wix Facebook page
  • Instagram Social Icon
  • Wix Twitter page
  • YouTube App Icon
  • LinkedIn Basic Square